Demasiado había sufrido esa afición toda la tarde, desde los acercamientos iniciales de Ighalo hasta la recta final, primero con una vaselina de Martins salvada…