Due directo. Lugar tranquilo. Alquiler en temporada alta quincena o mes. 142 136 estoy seguro que no sabes lo que es una democracia, porque lo que tu pides es una dictadura, tu dictadura. Otra cosa, en la democracia lo que eliges no es cada ley que se apruebe, si no a quien decidirá por todos nosotros para que haga las leyes que sean necesarias para el bien del ciudadano. Lo de que se consulte al pueblo para cada paso que de el gobierno no es democracia.

Durante d hemos sido la voz de Casandra, hemos denunciado tenazmente que se iba por el camino equivocado. Nuestra responsabilidad pol fue reiteradamente presentada ante la opini p como la porfiada obstinaci de un grupo refractario a toda innovaci Y ahora, cuando se consuma el fracaso (verificable a desde los par de sus propios agentes) que tantas veces hemos anunciado, se nos pretende responsabilizar del mismo. Fue continuada con los organismos y por los cuadros que dicha Reforma dej enquistados en el sistema y tambi en el actual partido de gobierno.

Una consejera de la Junta dijo un día que el hotel El Algarrobico era feo, pero legal. Pues bien; ninguna de las dos cosas. No es feo, sino espantoso, y, tras rodar el caso por todos los tribunales habidos y por haber, ilegal. Francoren delfina zen; Francok hura jarri zuen, dena lotuta eta ongi lotuta gera zedin. Ez dakit ETAk ikusmira hura izan zuen, baina frankismoaren irteera pixka bat ixtea zekarren». «Jende guztiak aitortzen du hori.

Yo la compré en la estación central de Nápoles en la oficina de turismo allí instalada. Te entregan, no un folleto como aparece en la propaganda, sino una fotocopia con el índice de los lugares que se pueden visitar con cada una de las modalidades (Copré la de tres dís y la parte del. Parece ser que la que tu sealas en la «captura» corresponde aun numero determinado de tarjetas y la otra es la misma tarjeta pero con distinto nombre (cosas de Italia y otros países mediterráneos!!!).

Por cierto, en la calle superior a la de la entrada del Moma, entramos a comer en una de las mejores hamburgueserías de la ciudad. Five Guys. Regentada por latinos y con paredes cubiertas por premios y felicitaciones, este estrecho local que regala cacahuetes para que los tomes mientras esperas, despacha unas hamburguesas excepcionales.

Así que necesitaba unos bolsos compactos, pero con más capacidad de la que en realidad soy capaz de levantar. Mi kit: un estuche de mano donde llevar algo de ropa y artículos personales, una mochila que soporta unos nueve kilos de material informático y cámaras, y un bolso pequeo. Porque no sé cómo vivir sin uno..

Deja un comentario